Carta de Tino Soriano a El País / by Alejandro Mallado

Soy fotógrafo profesional colaborador de El País desde hace veinte años y me avergüenza que una publicación que fue calificada en su día de progresista, exija quedarse con los derechos de todas las fotografías presentadas al concurso que convocan. En mi opinión es un abuso, un insulto a los participantes y, por descontado, una injustificable falta de respeto por el trabajo de los fotógrafos profesionales. Son cláusulas de dudosa legalidad y, en todo caso, una puntilla inaceptable hacia un colectivo que está padeciendo grandes dificultades económicas, entre otras razones, por cláusulas como las que ustedes promueven:

"El usuario acepta ceder a título gratuito a PRISA DIGITAL S.L y a EL PAIS los derechos de reproducción, distribución, transformación y comunicación pública, en todas las posibles modalidades, de la obra que envía, para todo el mundo y por la duración máxima actualmente prevista en la ley para la protección de los derechos cedidos y con facultad de cesión a terceros".

Esta cesión de derechos sobre la obra incluye a titulo enunciativo pero no exhaustivo, la autorización para su puesta a disposición del público por medios alámbricos o inalámbricos, para su publicación en medios impresos, ya sean periódicos o revistas, para su inclusión en obras audiovisuales y para su integración en bases de datos o en soportes de empresas del Grupo PRISA, o participadas".

Es una vergüenza encontrar estos párrafos en El País y me encantaría oír lo que opinan al respecto Maruja Torres o Juanjo Millás, por citar dos colaboradores cuyo respeto por el trabajo de los fotógrafos es bien conocido. ¿Es posible que PRISA quiera hacerse con un archivo fotográfico gratis a cambio de un premio ridículo y a costa de sus lectores? Cuesta creerlo.

Les agradecería que rectificaran unas bases que son un abuso, una competencia desleal ante un colectivo que paga sus impuestos e impropias de un medio como el suyo.

Atentamente,

Tino Soriano

vía STOP CLAUSULAS ABUSIVAS A LOS FOTÓGRAFOS: Carta de Tino Soriano al diario El País.