Un paso tras otro. / by Alejandro Mallado

Marcharte a vivir a Londres para encaminar tus sueños. Dejar todo lo que tienes (que es mucho, aunque a menudo sea fácil de olvidar) para empezar de cero. Enfrentarte a un mundo nuevo donde todo parece en contra con lo que tengas de experiencia, tu ilusión y una sonrisa como armas.

Suena bien, contado de esta manera. Muy épico, y romántico. Y seguramente lo es. Pero no es razón, motivo ni excusa para meter tu vida en una maleta y dejarlo todo. Hay algo más. Algo más que la curiosidad, más que las oportunidades que brinda una aventura como esta. Es más que vivir lo que otros sueñan o demostrarte algo a ti mismo. Supongo que soy lo suficientemente viejo para saberlo.

Si mi fotografía está, o estará, a la altura del apoyo que recibo de quien me sigue, este tiempo que llega será sólo un paso en mi historia. Ojalá. Pero sólo un paso, como otros dados antes y que me han llevado hasta aquí. Me siento hoy como una esponja en la corriente, sin ser capaz de absorber tanto pero sin poder dejar de abrir mis poros para no perderme nada. Aún así, para eso he venido, por eso siempre quise venir. En esta vida, o se acaban los años o se acaban las oportunidades.

Hoy he llegado a Londres, después de tantas cosas... y hoy por fin siento que tengo un mundo por fotografiar.