Chicago Summer Dance / by Alejandro Mallado

Desde que mi colorá me regaló la nueva mirrorless Fujifilm X-T10 con su Fujinon XF 18-55mm f:2.8-4.0 R LM OIS mi hambre por fotografiar ha entrado en una nueva etapa. De repente cargar con el peso de mi equipo fotográfico no es un problema, y su visor electrónico y sus múltiples opciones de disparo incrementan mi curiosidad y mi creatividad. Aún sigo confiando en mi fiel Canon 5D Mark III para los encargos profesionales, pero esta pequeña maravilla me está ayudando a reinventar mi estilo y, más que nada, recordar que hay una fotografía interesante en cualquier rincón, esperando.